lunes, 13 de abril de 2015

La Era victoriana

Si realmente el siglo XIX tiene un sobrenombre, éste es el de "era victoriana". Fue uno de los periodos más prósperos de Inglaterra y el país al que miraban el resto de naciones. Durante gran parte de este siglo, el trono inglés estuvo presidido por la reina Victoria, quien se sentó en él en 1837 y no se levantaría hasta 63 años después, convirtiéndose su reinado en el más largo de toda Gran Bretaña.
 
 
Históricamente, la época victoriana se encuadra por tanto desde el segundo cuarto del siglo XIX hasta 1901, fecha en la que muere, sucediéndole su hijo Eduardo VII.
 
Este siglo XIX inglés abarcó un florecimiento como nunca antes se había dado, tanto en la esfera política, económica, cultural o social. Fue la época del ferrocarril, del barco de vapor, de Charles Dickens, de Darwin y más tarde de la llegada de la electricidad,... en el que todo lo que sucedía en Inglaterra, tenía una repercusión mundial (no olvidemos que casi un cuarto de la población mundial estaba bajo el dominio británico gracias a las colonias que poseía).
 
Bajo el dominio de la reina Victoria la industria del acero, el hierro y el carbón floreció. A la revolución industrial tendríamos que añadir la textil, con nuevas máquinas como la hiladora Spinning Jenny, que facilitó el incremento de la producción. Las industrias comenzaron a modernizarse y a proliferar, lo que cambió sustancialmente el paisaje inglés. Ciudades y pueblos conectados antes por carreteras y por servicios de postas quedaron unidos gracias al ferrocarril, el gran medio de masas que trasladaba pasajeros y que hacía posible las grandes migraciones de personas y el cargamento inmenso de mercancía del campo a la ciudad. Los alimentos llegaban más frescos a las mesas gracias a la velocidad del vapor y las condiciones culinarias fueron más saludables y variadas.
 
 
Las condiciones laborales mejoraron comenzando a existir asociaciones de obreros y luchas por conseguir reformas sociales. Una novela que recomendamos donde se aprecian estos cambios es "Norte y Sur" de Elizabeth Gaskell.
 
 
El universo de las letras y la ciencia también se verá consolidado en esta época victoriana como uno de los mejores. La gran pluma de Charles Dickens eclipsará a los demás autores pero otros que sobresalen durante el siglo XIX son las hermanas Brönte, Wilkie Collins, Anthony Trollope, Thackeray, George Eliot, y posteriormente, Stevenson por citar sólo a unos pocos.
 
A principios del siglo XIX dos nuevas sociedades irrumpen con gran fuerza y nuevas ideas en la Inglaterra victoriana: The Royal Institution of Great Britain y The British Association for the advancement of science. Ambas darían un nuevo empuje, tanto a la actividad académica como muy especialmente a la popularización del conocimiento científico como hizo Darwin cuando presentó su "Origen de las especies".

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Tengo un par de cosas que decir con respecto a esta entrada...
Empezaré por lo positivo: gracias por hacer entradas sobre el siglo XIX, mantenéis la llama viva.
Ahora, procederé con lo negativo:
- Creo sinceramente que sería oportuno corregir vuestro uso del gerundio con la función de posterioridad pues es en su totalidad erróneo.
- Habláis de Inglaterra únicamente y lo cierto es que si la era victoriana se llama así, esto se debe al nombre de la reina, como bien sabéis. No obstante, Victoria I no solo era reina de Inglaterra, sino de todo el Reino Unido que se formó en 1808. Por tanto, la entrada me parece algo carente de base histórica ya que no se está contando todo lo esencial. La era victoriana no es solo el siglo XIX en Inglaterra; se trata de un periodo que abarca las fechas que mencionáis en Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda además de las colonias (que habéis mencionado y me parece maravilloso).
- No diría sinceramente que las condiciones laborales mejoraron así a la ligera. Menos aún si se usa un gerundio después (que me hace pensar en la posterioridad) para explicar que se inició la lucha por las reformas sociales. Es más, diría que las condiciones laborales eran tan pésimas que los trabajadores empezaron a abandonar su letargo y a movilizarse para conseguir lo que sin duda ellos consideraban un trabajo medianamente digno. Teniendo en cuenta el sufrimiento en el ámbito laboral victoriano, me parece muy exagerado decir "las condiciones laborales mejoraron" así sin contexto. De hecho, creo que sólo podían mejorar de lo malas que eran.


Y aquí termino, insisto, muchas gracias por escribir sobre este tema. Espero que el autor no se lo tome como una ofensa sino como una crítica constructiva.

Anacrónicos Recreación Histórica dijo...

Ante todo, muchas gracias por tu comentario. Nos gusta que nos dejeis opiniones y críticas para aprender (no lo sabemos todo, ¡ya quisiéramos!) y para ofrecer diferentes puntos de vista.

Estaremos más pendientes en corregir en lo sucesivo los gerundios y el uso del lenguaje. Solemos revisarlo pero a veces se nos escapa algún fallo que puede dar lugar a que no se entienda lo que deseamos transmitir.

Tienes toda la razón en que la reina Victoria, de quien recibe el nombre la era victoriana, era soberana de Reino Unido, Irlanda y las colonias. Nos encantaría hacer un estudio más pormenorizado de todo lo que escribimos, marcar fechas y detalles históricos que explicaran mejor estas breves entradas pero ni pretendemos hacer de cada publicación una enciclopedia ni deseamos extendernos enormemente para aburrir a nuestros seguidores. Nuestro interés radica más en abrir la curiosidad de los lectores para que, a partir de unos pequeños apuntes, se siga investigando.

Gracias de nuevo por compartir con nosotros tus opiniones.

¡Un saludo!