miércoles, 15 de febrero de 2017

Arriba y abajo: criados y señores en el siglo XIX

¿A quién no le suena de oídas o ha visto "Downton Abbey" (ITV, 2010-15), "Arriba y abajo" (1971-75) o "Gosford Park" (2001)? ¿Qué tienen en común? Además de la buena ambientación y algunos puntos estéticos más, el que en ellas se refleja con precisión la relación entre la servidumbre y los señores.
 
Para la sociedad victoriana y durante el siglo XIX en general, la familia era lo más importante en la vida, y el hogar, el lugar idílico donde cuidarla. El modelo e icono donde reflejarse era la propia reina Victoria y su esposo Alberto, quienes con sus 9 hijos, eran el espejo en el que las familias británicas se miraban: un hogar pacífico, amoroso y respetable.



En el  rol familiar, el padre era el encargado de mantener a la familia, y sus decisiones eran incuestionables. El papel de la mujer era el de ser buena esposa y madre (de hecho hasta 1882 una mujer casada era propiedad de su esposo, como podía serlo una hacienda o una herencia). En suma: la mujer era, como se fue definiendo a lo largo del siglo,“el ángel del hogar”, una persona que debía hacer de la casa, un lugar apetecible donde a los maridos les gustase estar. Un libro de referencia para todas las mujeres era "Book of Household Management", escrito por Elizabeth Beeton (existe una película relativa a su vida) donde la autora daba consejos para convertir a la mujer en una perfecta ama de casa y anfitriona.
 
 
Las familias eran frecuentemente numerosas (en las clases bajas porque todos echaban una mano en el trabajo y en las clases elevadas para asegurarse la perpetuidad del linaje y del apellido, ya que era alto el índice de mortalidad infantil. Hay que recordar que la sociedad no aceptaba los métodos anticonceptivos, por lo cual, no existía control alguno). En la aristocracia y en la burguesía, los niños eran criados con reglas estrictas, donde la obediencia era parte esencial de su educación. La vida de los niños se desarrollaba en las habitaciones de juegos, donde las niñeras se ocupaban de sus lecciones, juegos y comidas. Luego vendrían las institutrices para impartirles una educación más completa y sofisticada. Por lo general, los varones eran enviados a escuelas privadas mientras que las niñas, solían quedarse en casa aprendiendo de estas institutrices.

Este personal (tanto niñeras como institutrices) solía vivir en la planta noble de las casas, pero en habitaciones mucho más modestas, pequeñas y alejadas del núcleo principal o bien compartían dormitorio con el objeto de su trabajo. Los sirvientes "comunes" que toda casa disponía (en función de sus ingresos, podían existir cocheros, lacayos, mayordomos, ayudas de cámara, amas de llaves, doncellas, cocineras, pinches de cocina ...) vivían en la planta baja y cada uno de ellos usaba un uniforme diferente según su trabajo y su rango. Todos ellos formaban una pequeña familia, puesto que solían entrar a servir siendo muy jóvenes y solían permanecer toda su vida en esa casa. Por lo general, no se casaban o si lo hacían, era entre ellos para no perjudicar su trabajo en casa de sus señores.
 

Los niños eran quienes más se relacionaban con ellos; la señora debía controlar que no existiese conflicto entre ellos y que el servicio cumpliese con sus obligaciones. Diaria o semanalmente se encargaba de organizar con la cocinera las comidas y cenas, tanto ordinarias como de gala, que se celebrasen en el hogar. Para su arreglo personal, contaba con una o varias doncellas. El señor hacía lo propio con su ayuda de cámara, por lo general, personas de su total confianza.


Las referencias (sobre todo literarias) sobre las relaciones entre los de arriba y los de abajo, son constantes en el siglo XIX y no están excluidas de polémica, pues el escándalo podía saltar cuando el señor de la casa o el hijo se aprovechaban de una criada y ésta acababa encinta. Desde la misma casa, se ocultaba el escándalo con un acuerdo que en la mayoría de los casos consistía en el despido de la sirvienta y algo de dinero para mantener el secreto.
 
Con el estallido de la primera guerra mundial, muchos aristócratas vieron innecesario el mantenimiento de tanto servicio a su cargo. La frivolidad y el paso de las modas provocaron que las haciendas se hiciesen más pequeñas, los núcleos familiares más reducidos y la atención doméstica, más escasa, produciendo así que la línea entre los de arriba y los de abajo, fuese cada vez menos notoria.